jueves, 14 de diciembre de 2017

El presidente Nicolás Maduro anunció la creación de una criptomoneda venezolana (El Petro), respaldada en las reservas de petróleo, gas, oro y diamantes del país, y de un Observatorio Venezolano de Blockchain para otorgarle base jurídica e institucional a la moneda digital. ¿De qué se trata esta iniciativa financiera que cada vez gana más espacio en el mundo de las finanzas?

¿Qué es una criptomoneda?

El Bitcoin es la criptomoneda más conocida. Foto: Tsokur.

Una criptomoneda o divisa digital es básicamente un medio de intercambio electrónico. Contrario a las monedas emitidas por los Bancos Centrales del mundo (dólares, euros, etc.), la particularidad de las criptomonedas consiste en que su “producción” depende de contingentes de personas naturales o jurídicas no sujetas a regulación o intermediación de las instituciones financieras globales (dirigidas por EEUU) y estatales.

Ese proceso de producción se conoce como “minado”, en el cual redes de personas o grupos (llamados mineros), dotados de procesadores de alta potencia compiten en Internet para obtener la recompensa (bitcoin u otra criptomoneda), mediante la resolución de problemas matemáticos complejos probando números al azar con alta velocidad.

Así como si se tratara de un casino, quien logre dar con la respuesta primero recibe la criptomoneda y se distribuye entre los mineros ganadores.

Desde su popularización en el año 2009 con el famoso sistema Bitcoin, el uso global de las criptomonedas y sobre todo su precio han aumentado exponencialmente, expresando no sólo la alta demanda para su adquisición sino también las facilidades, bajos costos en transacciones y la seguridad que ofrecen, ya que pueden ser monitoreadas por quienes integran la red y no están sujetas a intermediaciones de la banca internacional.

El crecimiento ha sido tal que bancos globales como Goldman Sachs yBlackRock ya ofrecen servicios de gestoría para fondos de cobertura que están invirtiendo agresivamente en criptomonedas.

Aunque en sus inicios fue diseñado como un medio de pago digital, las criptomonedas han migrado progresivamente a moneda de reserva, resguardo de activos financieros o sencillamente un instrumento de inversión. El valor de una criptomoneda depende de su demanda y tiene como referencia a las divisas de mayor influencia global como el euro, el dólar y el yuan.

¿Y el Blockchain?

Según el famoso portal Investopedia, los Blockchain (cadenas o bloques de pago, en español) es un libro digital que de forma descentralizada y pública contabiliza todas las transacciones de criptomonedas, a cada nodo (servidor conectado a esta red) se le permite descargar una copia de cada transacción. Este sistema opera fuera de las instituciones clásicas del sistema financiero internacional.

Es básicamente un sistema de contabilidad que a modo de bloques genera un registro permanente, garantizando según la opinión de sus pioneros un mecanismo fiable, seguro y no regulado por una autoridad central para verificar las transacciones realizadas en criptomonedas.

El falso debate en torno a las criptomonedas

El ether es otra de las monedas con gran presencia en el mercado virtual. Foto: Tsokur.

El crecimiento de las criptomonedas –el bitcoin superó la barrera de los 11 mil dólares por unidad hace pocas horas– ha comenzado a generar preocupación en los amos de la economía mundial, ese selecto club formado por instituciones financieras multilaterales, grandes bancos centrales y bancos privados de gran peso.

A la advertencia del Banco de Pagos Internacionales (BIS) sobre el papel nocivo del bitcoin, institución financiera que controla casi todas las transacciones a nivel mundial y que ha sido vinculado con la poderosa familia Rothschild, se sumó el alerta de la Reserva Federal de EEUU sobre “el peligro” que representaba para el sistema financiero internacional el uso de criptomonedas.

Otros grandes bancos como JP Morgan o UBS han mostrado su abierto rechazo a la inversión en monedas digitales.

Las preocupaciones de estos actores financieros se basan en que el sistema de transacciones en criptomonedas favorece el anonimato y, por ende, operaciones criminales relacionadas con el narcotráfico y el comercio ilegal de armas. Los grandes privados de EEUU han fungido como lavadora para el narco global y para grupos paramilitares como el llamado Estado Islámico o el Cartel de Los Zetas, por lo que esas “preocupaciones” reflejan más bien la competencia abierta que existe con las criptomonedas en ascenso.

El debate en torno a la utilización del bitcoin en operaciones criminales es totalmente falaz, puesto que el problema no es el medio que utilicen para su financiamiento, sino la existencia de estas organizaciones en sí, históricamente apoyadas por EEUU y la OTAN.

Sobre el valor y respaldo de la moneda digital también es importante precisar que el dólar no tiene otro respaldo que el de la “confianza” (un factor psicológico, no material) desde que la administración Nixon rompiera con la convertibilidad dólar/oro.

Las criptomonedas en Venezuela

El presidente Nicolás Maduro anunció la creación de una criptomoneda venezolana, El Petro. Foto: Reuters.

Producto de las distorsiones creadas por Dólar Today en el mercado cambiario venezolano, las actividades de minado de criptomoneda han venido creciendo. Una organización involucrada en este negocio, Dash Caracas, indicó que en el mes de septiembre se realizaron transacciones en criptomonedas por el orden de los 40 mil millones de bolívares.

Dado los bajos costos de la electricidad en Venezuela y el aumento diario del dólar en el mercado paralelo, el minado se ha vuelto rentable y atractivo como mecanismo de ahorro y acceso a divisas. Un reportaje publicado recientemente por la BBC sobre el tema, refirió que “los mineros en Venezuela son generalmente jóvenes emprendedores, en su mayoría del sexo masculino, familiarizados con el mundo de las tecnologías y miembros de clase media o pudientes”.

Aunque el gasto en electricidad es bajo, la inversión en equipos necesarios para la minería son importados y cuantiosos en dólares. El reportaje afirma que “los mineros son responsables del agravamiento del servicio eléctrico”, debido al alto consumo eléctrico que requiere esta actividad.

El Observatorio Venezolano de Blockchain y “El Petro” en sí podrían perfilarse como un mecanismo para regular e intervenir sobre esta actividad en Venezuela, incluso públicamente Surbitcoin (líder en referencias de precios y transacciones de criptomoneda) ha dicho que su principal socio bancario es Banesco. Sin embargo, en un contexto de globalización financiera cada vez más acelerada, donde los Estados-nación van perdiendo su capacidad de control interno, es altamente complicada (no solo para Venezuela) la regulación de la minería de criptomoneda en su totalidad.

El caso de China, un Estado que lejos de considerarse débil, es ilustrativo: en el gigante asiático se tranzan el 80% de los bitcoin del mundo.

Venezuela y Rusia a las criptomonedas: ¿una maniobra geopolítica contra las sanciones de EEUU?

Nicolás Maduro durante su reciente vista a Rusia en la que fue recibido por Vladimir Putin. Foto: Alexey Druzhinin/ Sputnik.
Contrario al catecismo imperante sobre las criptomonedas, Venezuela y Rusia,con solo dos meses de diferencia, han anunciado la creación de monedas digitales nacionales para agilizar su comercio internacional. En el caso de Rusia la moneda tendrá el nombre de criptorublo, no podrá ser minada y su tasa de cambio será determinado por el Banco Central de Rusia.

En ningún momento esa decisión conlleva a la legalización del mercado de bitcoin en Rusia, así que el planteamiento inicial es aprovechar sus ventajas de forma controlada. Algo similar podría estar planificando el Estado venezolano.

Venezuela y Rusia comparten el estatus de países sancionados por EEUU, instrumentos que en su aplicación han limitado a ambos países aliados acceder al mercado financiero y la utilización del sistema financiero ligado al dólar para transacciones y proyectos de inversión.

EEUU baraja la posibilidad, según Bloomberg, de aplicar sanciones contra la deuda rusa (al estilo aplicado contra Venezuela), por lo que el gobierno de Putin encuentra en la creación de una criptomoneda nacional una respuesta inmediata para proteger se deuda y su conectividad financiera en el mundo.

El año 2017 ha sido clave en la transición hacia un sistema financiero emergente distanciado del dólar, donde Rusia y China han tomado protagonismo en la construcción de una arquitectura de pagos, inversión e intercambio comercial a nivel regional en sus propias monedas nacionales, factores novedosos que no necesariamente rivalizan con la criptomoneda. En el marco de esa ofensiva, para lo que respecta a Latinoamérica, Venezuela tiene un papel de vanguardia en esa proyección geoeconómica que desafía la médula espinal del poder político de EEUU a nivel global: la dependencia del dólar.

Entre las razones que alude Rusia para lanzar su propia criptomoneda nacional es que su principal pivote geoeconómico, la Comunidad Económica Euroasiática, uno de los polos comerciales más dinámicos del mundo multipolar en ascenso, está por incluir este formato de pagos para sus intercambios comerciales.

Rusia sin lugar a dudas ve los beneficios -de forma cautelosa y sobre la marcha de los acontecimientos- geopolíticos de utilizar un sistema de pagos que no depende del dólar (más allá de que sea utilizada como referencia) y que permite sortear las alcabalas financieras impuestas por las sanciones.

Por su parte Venezuela sufre un voraz bloqueo financiero, económico y petrolero, que más allá de limitar su acceso a los mercados de deuda, ha llegado al extremo de bloquear sus transacciones más elementales para el pago de deuda externa y para la importación de medicamentos y alimentos en un momento donde la población más lo requiere. Se abre la posibilidad con el uso de criptomoneda que Venezuela y Rusia agilicen sus niveles de cooperación y financiamiento, encontrando una ruta común para aumentar el financiamiento en el campo energético, un área crítica para la sostenibilidad económica del país en el mediano plazo.

El anuncio del presidente Maduro no debe verse de forma aislada, sino como parte de una estrategia financiera que busca mecanismos alternativos para hacerle a un bypass a las limitaciones de la banca estadounidense para realizar pagos e importar insumos vitales para la vida de la población. La criptomoneda ofrece una alternativa para esta coyuntura, ya que podría funcionar como mecanismo de financiamiento en divisas y pago por fuera de la banca estadounidense.

Como parte de esa estrategia, PDVSA hace pocos meses comenzó a cotizar el crudo venezolano en yuanes y se dio la orden de que los pagos e importaciones fueran migrando progresivamente a bancos europeos y asiáticos, con el fin de sortear el bloqueo financiero de EEUU. La criptomoneda venezolana, según las palabras de Maduro, sería una especie de nuevo vértice en el marco de esa transición fuera del dólar.

Es una medida política.
Algunas conclusiones en proceso

El Bolívar es la moneda venezolana. Foto: AFP.

Ya dependerá del Gobierno en el tiempo la cantidad de criptomoneda a emitir, sus condiciones, y determinar en qué cantidades de onzas de oro, barriles de petróleo, BTU de gas o kilates de diamantes para determinar su valor, así como su inserción en el mapa de pagos de criptomonedas a nivel mundial. También cómo una vez colocado en marcha se relacionará con el mercado del dólar paralelo en función del valor de El Petro, y si podrá incidir a la baja en el marcador que día a día impulsa la inflación en Venezuela por razones políticas.

Un artículo de Bloomberg escrito por Leonid Bershidsky sobre el anuncio del presidente Nicolás Maduro resalta con enfado que una criptomoneda venezolana podría saltarse las sanciones financieras de EEUU, con la posibilidad de emitir deuda y ofrecer cierto grado de anonimato en su sistema Blockchain centralizado, protegiendo a los acreedores de ser sancionados y lograr el necesario acceso a divisas. Las criptomonedas pueden ser utilizadas como herramientas por países sancionados, puesto que no están sujetas a control o intermediación de las instituciones financieras de EEUU y Europa.

El tratamiento en torno a las criptomonedas no debe partir de un análisis moral.¿Son buenas o malas? Depende de su uso y efectividad de acuerdo a la estrategia. ¿Nos hace vulnerables a fondos buitre y especuladores financieros? Esa exposición ocurre con todas las divisas, no es algo particular de las criptomonedas. Contra Venezuela actúan fondos buitre sin haber utilizado nunca ese mecanismo. ¿Pueden ser utilizadas para negocios ilegales? El dólar y la banca estadounidense han sido utilizados como mecanismos de lavado por parte de grupos terroristas y narcotraficantes, sin embargo el temor son las criptomonedas en ascenso.

El tema de las criptomonedas en Venezuela dará mucho de qué hablar, y si algo quedó claro en 2017 es que la confianza en Maduro es clave para ganar las batallas que nos quedan, y que son bastantes.

Por: Misión Verdad

Fuente: cubadebate.cu


I

Durante todos estos días ha llovido como nunca
antes en Venezuela. Para que tengamos una idea, hemos alcanzado el doble del nivel pluviométrico del registrado en diciembre de 1999, cuando se produjo la tragedia de Vargas. Nos ha tocado enfrentar una situación de emergencia nacional de una extrema complejidad, donde nuestra prioridad ha sido la preservación de la vida de nuestro pueblo.

Particularmente crítica ha sido y es la situación en Falcón, Vargas, Miranda y Distrito Capital. Pero los efectos de las lluvias se han hecho sentir, también, en Anzoátegui, Sucre, Nueva Esparta, Carabobo, Yaracuy, Zulia y Trujillo. Hemos tenido que lamentar la dolorosa pérdida de 32 valiosas vidas humanas.

El Gobierno bolivariano como un todo, nuestra Fuerza Armada y el pueblo organizado, están haciéndole frente a la emergencia con la mayor determinación.

El desastre nos hiere y, por eso mismo, nos obliga a demostrar la más alta fibra ética, y así continuar batallando, sin descanso, hasta que el buen vivir se convierta en una feliz realidad para los compatriotas que han visto perder sus sueños y sus esperanzas entre el agua y el barro. Ante tal descalabro me llevo la mano al corazón, sufro con el dolor de miles y multiplico mi compromiso irreductible con los más desfavorecidos de la Patria. En La Pedrera, en Fuerte Tiuna, en Miraflores, en el núcleo endógeno Fabricio Ojeda, en Tucacas, en Boca de Tocuyo, he sentido, una vez más, el clamor popular como un redoble de conciencia.

Con cada crecida de río, con cada cerro que cede y cae, con cada rancho que se viene abajo, dejando en la calle a gran cantidad de venezolanos y venezolanas, aflora el sufrimiento de un pueblo que padece: un pueblo que no ha hecho más que resistir, mostrando su infinita grandeza aun en las situaciones de mayor olvido; un pueblo que se vio forzado a vivir en condiciones inhumanas; padeciendo inmensas injusticias bajo la más cruel indiferencia. Hemos vivido, como lo señalé esta semana, cien años de soledad.

Pero hoy el pueblo no está solo: no descansaremos hasta revertir tantos daños materiales, tantas angustias y tantos sufrimientos. Lo digo desde una esperanza que ha comenzado a hacerse realidad: llegará el día en el que la dignidad y la justicia habitarán plenamente entre nosotros y nosotras, y quedará en el olvido la pesadilla social que heredamos y que estamos luchando para que desaparezca definitivamente.

Desde estas Líneas, quiero expresarle mi bolivariana e inmensa gratitud al compañero Evo Morales, a su Gobierno y al hermano pueblo de Bolivia, por la ayuda solidaria que nos han brindado.

No puedo dejar de referirme a la conducta éticamente repugnante de quienes, desde las cloacas mediáticas, se valen de la desgracia y los imponderables para sacar provecho político, hablando pestes del Gobierno. ¡Vaya qué falta de vergüenza patria!

II

Hemos estado multiplicando los espacios para albergar a las miles de familias afectadas. Ya pasan de 70 mil los venezolanos y venezolanas que están siendo atendidos en los refugios. Haremos todo lo que tengamos que hacer para que se sientan como en casa. En especial, los niños y las niñas, ahora que ya estamos en diciembre, tendrán una Navidad real y verdaderamente feliz.

De los refugios deben salir estos compatriotas, no al mismo lugar signado por el gran riesgo de perder la vida, sino a una vivienda digna: saldrán a disfrutar del buen-vivir y a dejar de sufrir cada vez que vengan las lluvias. Me atrevo a pedirles paciencia, lo digo desde el dolor, porque sé que paciencia es lo que han tenido los pobres toda la vida.

No olvidemos que así como Bolívar se llamó a sí mismo “el hombre de las dificultades”, nosotros y nosotras, sus hijos e hijas, bien nos podemos llamar el pueblo de las dificultades.

Hago un llamado a la Asamblea Nacional para acelerar la aprobación definitiva de la Ley de Emergencia para Terrenos Urbanos y Vivienda, que ya fue aprobada en primera discusión. Hay que legislar y actuar con la mayor rapidez en esta coyuntura.
Ciertamente, necesario es construir viviendas al ritmo que exige la satisfacción de la demanda. Pido al sector privado consciente unir esfuerzos con el Gobierno bolivariano para maximizar la capacidad de respuesta al problema estructural de la vivienda: es hora de que asuman plenamente su responsabilidad social.

Ya cerrando este apartado, quiero recordar un importante anuncio que hice en esta semana. El pasado jueves aprobé cuatro mil cien millones de bolívares para la construcción de 22 mil 162 viviendas en los estados Vargas, Miranda, y Distrito Capital.
III

Quiero reflexionar contigo, compatriota que me lees, para que podamos entender a cabalidad el duro y difícil trance por el que atravesamos: el desequilibrio ambiental que ha creado el modelo desarrollista del capital es, sin duda alguna, la causa fundamental de los alarmantes fenómenos atmosféricos que estamos padeciendo en el planeta.

Las economías más poderosas del mundo insisten en llevar adelante un modelo de vida destructivo y luego son incapaces de asumir responsabilidad alguna.

Nadie se escapa a las reacciones de la naturaleza después de tanto atropello. La arrogancia de los dueños del mundo viola sistemáticamente los límites ecológicos sin consideración alguna hacia la humanidad y hacia el planeta, que se muestran cada vez más indefensos.

Las calamidades que sufrimos con estas inclementes y prolongadas lluvias son una muestra más de que estamos, de nuevo, ante la injusta y cruel paradoja planetaria: los países más desarrollados de forma irresponsable quebrantan sin medida el orden ambiental, en su afán por mantener un modelo de desarrollo criminal, mientras la inmensa mayoría de los pueblos de la tierra padece las más terribles consecuencias.

Por otro lado, hay que decir que a todo lo dicho hasta aquí, se suma una terrible realidad: las precarias condiciones en las que vive gran parte de nuestro pueblo, sobre todo en los barrios de las principales ciudades en las que se han construido viviendas en espacios inapropiados y de alto riesgo.

Nuestras ciudades y nuestras barriadas fueron trazadas obedeciendo a intereses exclusivamente crematísticos, sin el más mínimo sentido de la planificación urbana, violando todas las normas de seguridad e ignorando deliberadamente a los seres humanos. Hagamos memoria desde nuestro dolor: recordemos la tragedia de Vargas y toda la carga de destrucción y muerte que trajo aquel doloroso diciembre de 1999.

Nosotros heredamos la enorme carga de injusticia social acumulada por la desidia de los gobiernos del puntofijismo, aunada a un diseño excluyente de país que privilegió la concentración del capital en las ciudades. Esto trajo como consecuencia el desordenado poblamiento en los espacios urbanos con una ocupación desigual de su territorio: los espacios llanos para los más adinerados y los cerros para los pobres. Además, se creó un perverso patrón cultural que estableció que la pobreza era algo natural, normal: una realidad irremediable que había que admitir, dándole la espalda.

Estamos en un punto de inflexión histórico: debemos apresurar el nacimiento de la ciudad socialista, la ciudad del buen vivir y de la vida buena, dándole vida a un nuevo sentido de la planificación territorial, que obedezca rigurosamente a la preservación del bien común y del bienestar colectivo. Ese tiempo, ese modelo en el que las grandes mayorías eran excluidas espacialmente debe morir junto con la ciudad capitalista, que no hace sino reproducir y multiplicar espacios de segregación.
IV

Cuando aparezca esta nueva edición de Las líneas de Chávez se estarán celebrando elecciones regionales. Están en disputa las Gobernaciones de Guárico y Amazonas, al igual que las alcaldías de Maracaibo (Zulia), Miranda (Zulia), Achaguas (Apure), Miranda (Carabobo), Carrizal (Miranda), Panamericano (Táchira), Miranda (Trujillo), Boconó (Trujillo), Manuel Monge (Yaracuy), Nirgua (Yaracuy) y Arismendi (Nueva Esparta).

Llamo a todas y todos a votar: a expresar soberanamente su voluntad en las urnas; a seguir fortaleciendo el modelo de la democracia participativa y protagónica.

¡Avanza diciembre!

pidamos a Dios que deje ya de llover…

Y preparémonos para recibir en familia la Navidad.

Se va el año 2010. Y con él, la primera década de este siglo.

Viene 2011… ¡5 de julio!

¡Independencia para siempre!

¡Venceremos!


Por: Hugo Chávez Frías

Fuente: cubadebate.cu
A propósito de la violencia contra las mujeres, también están el racismo y la exclusión.

Si nos detenemos a analizar con los ojos bien abiertos nuestro entorno y más allá, es probable que deseáramos pertenecer a una especie distinta. Una noble, una que se desarrolle en armonía con la tierra, incapaz de hacer lo que los humanos hacemos a diario: matar por placer, sin más razones que el hecho de poder hacerlo; acabar con nuestro entorno natural porque nos convencieron de ser superiores a todo y de detentar el poder para disponer de él a nuestro antojo. Así es como hemos llegado al extremo de carecer de lo más esencial: la sensibilidad y la conciencia.


Nuestro concepto de civilización, esa palabra tan ambigua como engañosa, es algo muy distinto de su significado real, el cual aludía al conjunto de ideas, creencias, artes y costumbres característicos de un conjunto humano determinado. En la realidad, su significado ha variado hacia la capacidad de enriquecimiento de unos a partir de la explotación de otros. En el léxico de la lucha de poderes entre gigantes por la consolidación de sus privilegios, significa la imposición; la capacidad de obtener sin dar a cambio y, por encima de todo, el poder de subyugar a los más débiles después de llevarlos casi a la extinción.

Resulta saludable repasar –como uno de los ejemplos más ilustrativos- la trágica historia del continente africano a partir de las invasiones europeas, la explotación irracional y sanguinaria de sus recursos humanos, minerales y naturales en un afán expansionista cuyo saldo fue la pérdida de identidad de sus habitantes, la esclavitud, las guerras de exterminio, las enfermedades y el hambre. Una estrategia aplicada contra nuestros países latinoamericanos con similares resultados en la imposición de dictaduras, abolición de libertades políticas y la devastación de las riquezas naturales para incrementar el poderío de compañías multinacionales protegidas por los Estados más poderosos del planeta.

Dentro de este escenario, la violencia de género está implícita en la fórmula para anular cualquier intento de cambiar las reglas del juego, evitando que una mitad de la población tenga igual poder que la otra. Las mujeres, tanto por nuestra capacidad reproductiva como por el papel central del segmento femenino en la organización social a partir del núcleo de familia, entramos en un esquema mucho más amplio de dominio y en el cuadro general constituimos un “bien” al cual resultaría riesgoso cederle capacidad de decisión en los campos económico, social y político.

Este esquema de poderes se ha perpetuado a lo largo de generaciones. Los importantes avances en la lucha feminista son pálidos comparados con lo que falta por conquistar. El voto femenino, por ejemplo, un derecho negado por generaciones, representó siempre una amenaza contra el patriarcado, como también lo fue el derecho al trabajo y a la salud reproductiva. En países como los nuestros, con sus centros de poder atado a las normas de la iglesia y a los estereotipos sexistas de la época colonial, los derechos de la mujer continúan bajo un absurdo y criminal embargo político, pero no solo eso las afecta. También su destino como un “producto” para el contrabando a través de poderosas redes de trata, trabajo forzado, esclavitud.

La idea de una civilización como fuente de riqueza moral, ética, intelectual y científica ha sido sustituida por un esquema basado en la riqueza material concentrada en una esfera de poder carente de visión humanitaria y de valores. Volver a plantear su significado a la luz de un humanismo real es otra de esas locas utopías y en ella las mujeres jugamos un importante papel.

Los avances tecnológicos no son la única muestra de avance cuando hablamos de civilización.

Por:
Carolina Vásquez Araya

Fuente: internacional.barometro@gmail.com
De Colombia podría decirse que hoy es un país sin guerra, pero no todavía un país en paz. En la guerra participaron, como en toda guerra del siglo XX, unos primeros (el estado y su entorno), unos segundos (insurgencias levantadas en armas contra el estado) y unos terceros (civiles, empresas, con vinculo o compromiso especialmente con el estado). Superada la guerra al estado corresponde respetar y hacer respetar los derechos humanos de toda la población, incluidos primeros, segundos y terceros de la guerra, pero además tiene el deber de garantizar el derecho a la memoria, a la reparación a las víctimas y a la verdad. Saber la verdad de lo ocurrido es una necesidad vital para que nunca más vuelva la guerra, no es solo un tema central para invocar la justicia o beneficiar a oportunistas electorales, es ante todo un factor de dignidad, un antídoto contra el odio que está al cuidado de genios de la maldad que se niegan a ver curar las heridas y a permitir realizar los anhelos de paz.


Los genios de la maldad, producen cosas que resultan difíciles de creer, pero que ocurren y es más grave cuando la verdad revela lo ocurrido pero otros con la misma genialidad intentan borrarlas por segunda vez, no importa si usando la ley como instrumento o inventando mitos y falsedades. En toda guerra actúan primeros, segundos y terceros (como en las películas hay actores principales, secundarios y extras) y todos sin excepción son corresponsables de la tragedia humana, aunque con distintos niveles de implicación, sea por participación directa, ignorancia o inocencia. Los genios de la maldad están en muchas partes, pero tampoco en todas partes, y como buenos criminales su mejor capacidad es la astucia que tienen para diseñar y hacer el mal y saber borrar las huellas.

¿Cómo creer por ejemplo, que mientras ocurría la guerra en Colombia hubiera una política de horror extendida se cruzaran primeros segundos y terceros para sembrar miedo con motosierras para destrozar cuerpos humanos o con hornos crematorios para desaparecer huellas o con informes falsos para inventar enemigos y subir estadísticas de victorias inexistentes o cobrar por supuestas balas disparadas en operaciones de combate que nunca ocurrieron?. En cada cosa, en cada hecho hubo primeros, segundos y terceros en las escenas del horror y solo la verdad podrá liberar al país de la crueldad de ese pasado. La maldad en el país tiene raíces de poder, desigualdad, injusticia, otorga privilegios y sigue experiencias que aunque tenebrosas deben saberse, volverse parte de la verdad.

En paralelo y como referencia para potenciar el momento sin guerra que vive Colombia, del holocausto nazi queda la enseñanza de que se supo la verdad solo después de terminado. Mientras los campos de exterminio estaban repletos de cadáveres nadie sabía de los infernales recorridos de los trenes transportando las víctimas, ni tampoco sabía que decenas de funcionarios -hombres y mujeres- con cargos militares o de oficina, hacían turismo por los ghettos para distraerse viendo la miseria de los judíos famélicos y hediondos y convencerse de que se estaba ayudando a morir para salvarlos.

¿Cómo creer que entre las cosas cotidianas de ese mismo holocausto había más temor a lavarse las manos con cierto tipo de jabón porque olía mal y daba asco, que ver asesinar sin piedad a un ser humano para hacer ese jabón?. El jabón del asco por tener mucha espuma resultaba bueno para lavar ropa y era el Doctor Spanner (destacada figura académica) quien hacia lo posible para que ese olor desapareciera y hasta se encargaba de pedirle a las empresas químicas que le enviaran aceites aromáticos. Nada habría de extraño en esa historia, si no hubiera sido porque una comisión de la verdad que se encargó de investigar los crímenes nazis en Polonia llamó a varios terceros para preguntar por lo que hacia ese Doctor. Dos profesores colegas suyos, después de insistir en que no sabían nada, reconocieron que el Doctor Spanner era una eminencia de la anatomía patológica pero que además era miembro del partido nazi. Uno dijo que pudo suponer que Spanner si era capaz de producir jabón con los cuerpos de condenados a muerte y presos seguramente porque pudo haber recibido una orden que cumplió por ser miembro de un partido muy disciplinado.

El otro dijo que podría haber hecho el jabón por su preocupación con la situación del país que pasaba por un déficit de grasas y por el bien del estado. Un estudiante que ayudó respondió que a él nunca se le ocurrió pensar y que tampoco nadie nunca le dijo que hacer jabón con grasa humana era un delito, o que estaba mal. Otros señalaron que era normal y que además siempre se veía que al lugar donde estaban los tanques llenos de cadáveres y las cubetas con cuerpos partidos y desollados, solían ir respetables personalidades y profesores, y que incluso habían visto a los ministros de salud y de educación recibidos con honores por el rector de toda la academia de medicina con quien recorrían sin prisa en las instalaciones y laboratorios del instituto donde se producía el jabón.

La gente no tenía miedo del horror en marcha, porque no experimentaba la realidad en su totalidad, ni sabía del todo de la crueldad, ni la muerte tocaba a sus puertas, pero en cambio tenía miedo a lavarse con ese jabón, a pesar de que quienes lo producían reclamaban que de lo que hacían nadie tenía que saber nada, estaba prohibido hablar de eso, los estudiantes del instituto trabajan allí o se asomaban a ver pero nunca dijeron nada. Muchos sabían que el Doctor Spanner prefería cadáveres con cabeza, no los toleraba cosidos a balazos porque decía que daban mucho trabajo y se pudrían. Los mejores para él eran los de la casa de locos porque eran buenos y tenían cabeza. Solo cuando se acababan los cadáveres de reserva, echaba mano de decapitados.

La receta del jabón estaba a la vista colgada en la pared porque una asistenta la había traído del campo de exterminio y siempre salía bien, pero nadie parecía saber nada. La producción se hacía en el crematorio del Instituto y la dirigía el Doctor Spanner junto con el preparador jefe Von Bergen, que era el encargado de buscar los cadáveres. Una vez que fueron insuficientes Spanner usó su reputación para pedirles a los alcaldes que no enterraran los cuerpos que los necesitaran y ellos sabían para qué.

Para hacer el jabón, la piel era separada con máquinas y curtida para hacer quien sabe qué, pero en todo caso era para convertirla en mercancía, en objeto de lujo. Los estudiantes eran los encargados de separar la grasa de los cadáveres y guardarla aparte. Spanner era un civil que se alistó en las SS como médico, no fue al campo de guerra, ni mato a nadie con sus manos, fue un tercero que trabajo desde el instituto y al final se fue, quién sabe a dónde, pero antes de irse le mando a sus estudiantes que siguieran trabajando la grasa recogida durante el semestre e hicieran bien el jabón y trataran bien los huesos y limpiaran todo con perfección para que si alguien revisaba todo tuviera un aspecto como dios manda para que nadie supiera nada y que por favor quitaran la receta de la pared.

En una guerra de cincuenta años, que termina en medio con una telaraña de complejidades, hay terceros y segundos y primeros responsables, unos ayudaron, otros invirtieron, otros actuaron. Habrá quien diga que nunca nadie le dijo nada o que si algo ocurrió fue lejos de allí y habrá quienes le tengan miedo a algún olor que presuman viene de los cuerpos y la grasa de los muertos ajenos, pero no a la muerte misma. Decir la verdad, es asunto de primeros, segundos y terceros, una obligación ética para contribuir (más allá del tribunal de justicia y la ley) a decir la verdad, a hacer memoria para eliminar violencias. Hay que tenerle miedo a seguir en la oscuridad de lo ocurrido, dejar solos a los que se niegan a encontrar los claros de luz y hacer que de la guerra se sepa todo lo ocurrido, sus horrores, sus olores, sus temores, sus financiadores, sus benefactores y su genios de la maldad escondidos a veces entre la figura de respetables señores acorazados con el poder del actor principal de la guerra.

-Notas tomadas del pequeño gran libro Medallones de Zofia Natkowska, editado en 1946. La autora, participó en la comisión de investigación de los crímenes nazis y expone allí ocho relatos que sirven para aprender a no olvidar la crueldad y a descubrir las cosas difíciles de creer, pero que así fueron.

Por: Manuel Humberto Restrepo Domínguez

Fuente: internacional.barometro@gmail.com
Brasil, por desgracia, no está exento de la evasión de divisas. En el ranking de 2012, nuestro país ocupaba la vergonzosa de cuarto mayor volumen de depósitos en el exterior. Así, en tesis, tendríamos que rescatar cerca del 28% del PIB en stock, un monto alrededor de R $ 570 mil millones de reales. Es decir, uno de cada cuatro reales que circularían aquí dejó de alimentar la economía real, no generan ni empleo vivo y tampoco carga tributaria para ser disputada a través de políticas públicas. Estos valores están en "jurisdicciones especiales", también conocidos como "paraísos fiscales" y operan en el límite de la legalidad.


Por más amoral e indigno, no se podría formalmente acusar de crimen sin las pruebas materiales del acto criminal, bajo el riesgo de tener que responder a un proceso millonario, con severos daños al modesto patrimonio de quien acusa. Los agredidos supuestamente estarían indignados con la "desconfianza". Entonces, sin "acusar", constato lo obvio en las evidencias subsiguientes, ante la última revelación de los depósitos de autoridades y multimillonarios en el extranjero. No será sin duda el último "escándalo", y menos aún la primera revelación de algo sistémico y ordinario como "excepción".

Los multimillonarios y sus empresas matrices, del "norte hegemónico" y en el eje anglo-sajón (EEUU y aliados) cometen permanente evasión fiscal y de divisas. La caída de ingresos es visible, siendo que la carga tributaria, incluso en el "centro del sistema" termina recayendo sobre salario y consumo, incidiendo en cascada en asalariados y jubilados, siendo probable la evasión fiscal y envío de recursos de forma sospechosa incluso en la Unión Que se ha revelado en otro "escándalo", este de los Lux Leaks, siendo que PricewaterhouseCoopers la principal operadora del fraude

La isla de Bermuda (gov.bm) es un territorio ultramarino británico, y aunque tiene cierto estatuto de autonomía, obedece a las reglas del gabinete de la primera ministra y puede sufrir intervención del gobierno londinense. Es considerada una "jurisdicción especial" del Reino Unido, dependiente en el aspecto de defensa y relaciones externas, además de operar como una lavandería del imperio. Las revelaciones contenidas en los llamados Paradise Papers una de entre varias oriundas.

La clave de interpretación de esta nueva "revelación" es la presencia de un abogado y ex oficial del imperio británico, Reginald Appleby, que abrió una oficina legal en la isla de Bermuda, donde el mismo era visto como autoridad máxima. Se puede entender que la empresa Appleby (applebyglobal.com) como Transnacional (TNC) de servicios financieros acompañó la expansión de la llamada "industria offshore" y opera en una red de más de 60 oficinas afines vinculadas, tiene más de 470 profesionales legales - especializados, obviamente, en derecho tributario internacional y las arriesgadas operaciones que se derivan - estando en diez sedes físicas, todas «paraísos fiscales». Su matriz global es en Bermuda, pero tiene oficinas en las Islas Vírgenes Británicas, Cayman, Guernese, Hong Kong, Isla de Man, Jersey, Mauricio, Seychelles y Shanghai.

Los Paradise Papers, un esfuerzo investigativo a través del Consorcio Internacional de Periodistas (icij.org), son parte de los Offshore Leaks Database, recogiendo más de 500 mil personas jurídicas reveladas en los Papas de Panamá y Bahamas Leaks (2016), Offshore Leaks (2013) contar investigaciones regulares. En la fuga de Appleby Bahamas surgen tres figuras prominentes en Brasil: los ministros de Hacienda Henrique Meirelles y de la Agricultura Blairo Maggi, además del más rico brasileño en el planeta, Jorge Paulo Lemann y sus socios, Marcel Telles y Beto Sicupira, controladores de la 3G Capital. De forma cruzada, la 3G -que pertenece a los hombres que ocupan la posición 1º, 3º y 4º mayores billonarios del país- tiene participación en veinte empresas ubicadas en paraísos fiscales de la región, además de Bermudas, Cayman y Bahamas. Es interesante observar que en el sitio oficial (3g-capital.com) la empresa tiene sedes físicas en Nueva York, Río de Janeiro y São Paulo, y no en las islas arriba citadas. En el portal bermuda-online.org es posible localizar cientos de empresas con sedes offshore en la isla y también los "líderes mundiales" con cuentas abiertas en esa jurisdicción.

Los números de nacionales no son proporcionales a los nombres descubiertos. A diferencia del volumen de cuentas de brasileños encontrados en el Swiss Leaks (HSBC Suiza, revelados en 2015), constaban 6606 cuentas secretas de brasileños en el país; en Panamá Papers (revelaciones de la empresa Mossack Fonseca - mossfon.com en 2015) localizaron 1707 beneficiarios. Antes de esas dos revelaciones, era común que surgieran depósitos en el exterior a cada escándalo o investigación federal, como en la CPI del Senado investigando el Sistema Financiero nacional y el favorecimiento con informaciones privilegiadas a los mayores especuladores (físicos y jurídicos) siendo alertados de la devaluación del real ante él, dólar. En la ocasión fueron castigados los bancos de inversión Marka (presidido por Salvatore Cacciola) y FonteCindam (presidente Luiz Antônio Gonçalves), siendo que el primero poseía cuentas y empresas de tipo "offshore-onshore" en Uruguay.

Las dos instituciones financieras anteriores fueron las únicas a sufrir sanciones, pero la CPI constató la actuación de otras afines y tomadores de decisión a ambos lados del mostrador (empresas y Estado). Esta complementariedad, donde el ministro actual era el banquero o el CEO de ayer y podría llegar a ser el gerente del hedge fund o director de organismos internacionales de mañana materializa tanto la teoría de las puertas giratorias en la formación de una élite dirigente brasileña transnacional izada como también ejemplifica la captura del Estado por intereses privados, y específicamente financieros y especulativos.

La élite financiera y dirigente de los bancos, fondos de inversión y desgraciadamente, también de la autoridad monetaria nacional, no forman la excepción sino una regla a escala mundial. Con mayor o menor intensidad, así como el sistema financiero invierte su concepción lógica proporcionar créditos, ahorro interno y garantías productivas - y drena recursos para una ganancia de rentabilidad muy superior al de la economía real, lo mismo ocurre cuando estos individuos y sus empresas, así como las Transnacionales de control parcialmente pulverizadas con capital abierto en algunos países operan con holdings y trustes ubicados en "jurisdicciones especiales".

Si hasta los años '80 del siglo XX una de las grandes reclamaciones en América Latina (y en Brasil en específico) además de la estanflación y la deuda externa era la absurda remesa de ganancias poco o nada gravada para las matrices de las TNCs; hoy el cuadro es aún más espeluznante.

Por: Bruno Lima Rocha

Fuente: internacional.barometro@gmail.com

Imagen de archivo.

Las organizaciones de Colombia filiales y adscritas a la FDIM, reunidas el 2 y 3 de diciembre en cumplimiento de nuestro mandato de verificación del enfoque de género en la implementación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC-EP, hacemos un llamamiento para que hoy más que nunca nos unamos en la construcción y defensa de la paz.

Nuestro seminario nacional nos permite ratificar las serias dificultades y trampas que ha tenido el proceso de implementación de la paz con sus enfoques territorial, étnico, diferencial y de género, evidenciamos que la voluntad política del Gobierno expresada en recursos, garantías para la participación , paridad, protección de la vida, presencia del Estado, cumplimiento de lo pactado, garantías para la reincorporación, entre otras, se han quedado en la etapa inicial y no han cumplido las expectativas, pues el Gobierno Nacional , sus instituciones y las administraciones locales no ha tenido la firmeza y gestión necesaria para lograr su cumplimiento y avanzar en la construcción de un contexto de paz, que signifique eliminar las desigualdades sociales.

El reconocimiento del enfoque de género es uno de los aspectos más importantes del acuerdo de paz, es un logro político del movimiento social de mujeres, que desde nuestras diversidades, territorios y acciones comunitarias, organizativas y de incidencia contribuimos a la exigencia de ser pactantes y no pactadas; en este propósito es clave reconocer el papel y alianza con las mujeres excombatientes quienes comprendieron y acogieron sin dudas las demandas de las mujeres en Colombia.

Pasado un año de la firma del acuerdo final, ratificamos que nuestros cuerpos fueron los más afectados por la guerra, y continúan viviendo el flagelo de la pobreza, miseria, exclusión y desigualdad que ha dejado el abandono estatal y la injusticia social, situación que con el contexto de paz esperábamos se transformara, pero por el contrario, se agudiza a partir del incumplimiento de lo pactado y la negación por parte del Estado.

Pese a este contexto, las mujeres desde las organizaciones, redes, colectivos, parches y alianzas seguimos siendo protectoras, dadoras, actoras y constructoras de paz con justicia social para todos y todas; por ello, las y los invitamos a que unamos nuestras voces, saberes, experiencias, rabia, indignación, pero sobre todo, nuestro trabajo, energía, resistencia y decisión inquebrantable para seguir defendiendo la paz.

En el acuerdo final entre el Gobierno y la FARC EP se lograron más de 100 medidas en relación a los derechos de las mujeres y personas LGBT, pero nos preocupa cómo se va a garantizar su cumplimiento, por ello exigimos garantías, recursos, seguridad, protección y voluntad, para la no repetición de esta guerra, que también ha sido dirigida y patrocinada por terceros como son: los políticos corruptos, partidos con prácticas clientelistas y tradicionales, empresas y entidades privadas ligadas a poderes mafiosos, fundamentalistas religiosos, medios de comunicación parcializados, entre otros actores que avalan y defienden la guerra.

El fast track, como ruta inicial para la implementación de la normatividad del acuerdo, tiene un balance negativo, pues en todo su desarrollo los enemigos de la paz impulsaron una renegociación de los acuerdos, deformando lo pactado en La Habana, desdibujando la función de desarrollar de manera rápida la normatividad básica para desarrollo del acuerdo.

A la fecha se ha establecido que de 37 iniciativas normativas que se han tramitado en el Congreso, sólo 16 nombran el enfoque de género o acciones en relación a las mujeres, ninguna reconoce los derechos de las personas LGBT. Por ello hacemos un llamamiento, a no solo aliarnos, entre mujeres de procesos de base y populares, sino articularnos con los procesos de las personas LGBT, para forjar una sociedad más equitativa y justa.

A las organizaciones filiales y adscritas a la FDIM les preocupa que no todos los lineamientos y documentos de política pública, emitidos para la implementación del acuerdo reconozcan el enfoque de género y los que lo hacen es de forma enunciativa, sin dar lineamientos de cómo debe ser su ejecución y asignación de recursos para su desarrollo. Reclamamos y nos negamos, a que los derechos de las mujeres sigan siendo promesas de papel, sin recursos y acciones reales para trasformar nuestras vidas y violencias políticas, económicas y sociales.

Ratificamos nuestro apoyo y alianza con la instancia especial para contribuir a garantizar el enfoque de género en la implementación del acuerdo final, esta instancia cuenta con 7 representaciones en donde se destaca la diversidad de saberes y experiencias, lo cual hace un espacio plural y con capacidad de incidencia. Declaramos que como organizaciones filiales y adscritas a la FDIM Colombia seguiremos trabajando en alianza, en pro de los derechos de las mujeres excluidas y afectadas por la guerra.

Reconocemos que los mecanismos para garantizar la verdad, justicia, reparación y no repetición han cumplido con la participación equilibrada de las mujeres, garantía del enfoque étnico y diferencial. En especial respaldamos el proceso de elección de magistrados y magistradas para la Justicia Especial para la Paz- JEP, habiendo sido un proceso legítimo, transparente y consecuente con lo acordado, que brinda garantías para las víctimas, y evidencia que una participación diversa y equilibrada es posible.

Ratificamos la denuncia frente al caso de nuestra compañera lideresa Nelly Luna, quien ha sido privada de su libertad injustamente, con falsas imputaciones, cuando de manera legítima se encontraba haciendo uso de los derechos constitucionales, en defensa de lo pactado en los acuerdos, en relación a la sustitución voluntaria de los cultivos.

En este contexto manifestamos nuestra preocupación por la falta de garantías para líderes y lideresas sociales, políticos y excombatientes, que se expresa en la sistematicidad casos de falsos positivos judiciales, estigmatización, criminalización, amenazas y asesinatos, que se ha expresado en más de los 180 asesinados (59 mujeres, 23 excombatientes y sus familiares) que pone en riesgos la sostenibilidad de la paz.

Rechazamos las actuaciones del Gobierno, que bajo la presión de los Estados Unidos ha reforzado la lucha contra las drogas bajo la sustitución forzada, que niega lo pactado en el acuerdo de paz en relación a los procesos de sustitución voluntaria y con ello las necesidades, realidades y exigencias de la población rural y campesina, en especial negando el impacto diferencial sobre las mujeres.

Las organizaciones de Colombia filiales y adscritas a la FDIM abrazan la justa acción de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, las luchas campesinas, la exigencia pueblos étnicos indígenas y afro por la protección de sus territorios, contra un modelo económico- extractivita que depreda la los recursos naturales y con ello la sostenibilidad de la vida humana.

Ratificamos las voces y llamado de la Misión II de Naciones Unidas en relación a las garantías para el proceso de reincorporación que requiere de condiciones mínimas para la dignificación de la vida de las personas que se encuentran en los espacios territoriales de capacitación y reincorporación -ETCR.

Manifestamos nuestro compromiso con la negociación entre el Gobierno Nacional y la insurgencia del ELN, y con ello el esfuerzo realizado por la Juntanza de mujeres como articulación que busca garantizar la participación efectiva y su incidencia.

Expresamos nuestro reconocimiento al apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos OEI y del Programa de Naciones Unidas para el desarrollo PNUD, quienes han contribuido al desarrollo de las acciones que desde nuestras organizaciones hemos impulsado para el cumplimiento de nuestra labor en relación al proceso de paz.

En este contexto nosotras mujeres afro descendientes, negras, palanqueras, raizales, indígenas, mestizas, campesinas, rurales, urbanas, jóvenes, adultas, excombatientes de la insurgencia, lesbianas, bisexuales, mujeres trans, artistas, feministas, académicas, mujeres cocaleras, lideresas sociales, lideresas comunitarias, lideresas políticas, exiliadas políticas y víctimas, provenientes de todas las regiones del país gritamos, llamamos, afirmamos, decidimos, y exigimos el cumplimiento de lo pactado en La Habana en especial el enfoque de Género.

Por: Federación Democrática Internacional de Mujeres - FDIM

Fuente: prensarural.org
La especie humana reafirma con frustrante fuerza que existe desde hace aproximadamente 230 mil años. No recuerdo afirmación alguna que alcance más edad. Sí existieron otros tipos de humanos, como los Neandertales de origen europeo; o un tercero, el homínido de Denisova al norte de Asia pero, en ningún caso, existen fósiles más antiguos que los del Homo Sapiens de Etiopía.

Tales restos, en cambio, existen de numerosas especies entonces vivas, como los dinosaurios, cuyos fósiles datan de hace más de 200 millones de años. Muchos científicos hablan de su existencia antes del meteorito que impactó en el Istmo de Tehuantepec provocando la muerte de aquellos, algunos de los cuales medían hasta 60 metros de largo.

Es conocida igualmente la prehistoria del planeta que hoy habitamos, desprendido de la nebulosa solar y su enfriamiento como masa compacta casi llana, constituida por un número creciente de materias bien definidas que poco a poco adquirirían rasgos visibles. Tampoco se sabe todavía cuántas faltan por descubrir, y los insólitos usos que la tecnología moderna puede aportar a los seres humanos.

Se conoce que las semillas de algunas plantas comestibles fueron descubiertas y comenzaron a utilizarse hace alrededor de 40 mil años. Existe también constancia de lo que fue un calendario de siembra grabado en piedra hace aproximadamente 10 mil años.

Las ciencias deben enseñarnos a todos a ser sobre todo humildes, dada nuestra autosuficiencia congénita. Estaríamos así más preparados para enfrentar e incluso disfrutar el raro privilegio de existir.

En el mundo explotado y saqueado viven incontables personas generosas y sacrificadas, especialmente las madres, a las que la propia naturaleza dotó de especial espíritu de sacrificio.

El concepto de padre, que no existe en la naturaleza, es, en cambio, fruto de la educación social en los seres humanos y se observa como norma en cualquier rincón, desde el ártico, donde se encuentran los esquimales, hasta las selvas más tórridas de África en las que las mujeres no solo cuidan de la familia, sino también laboran la tierra para producir alimentos.

Quien lee las noticias que todos los días llegan sobre viejos y nuevos comportamientos de la naturaleza y los descubrimientos de los métodos para enfrentar lo de ayer, hoy y mañana, comprendería las exigencias de nuestro tiempo.

Los virus se transforman de forma inesperada y golpean las plantas más productivas o los animales que hacen posible la alimentación humana, lo que torna más insegura y costosa la salud de nuestra especie, genera y agrava las enfermedades, sobre todo, en los mayores o los más pequeños.

¿Cómo enfrentar con honor el número creciente de obstáculos que los habitantes del planeta sufren?

Pensemos que más de doscientos grupos humanos se disputan los recursos de la Tierra. El patriotismo es simplemente el sentimiento solidario más amplio alcanzado. Nunca digamos que fue poco. Con seguridad se inició por las actividades familiares de grupos reducidos de personas que los escritores de la historia calificaron de clan familiar, para recorrer el camino de la cooperación entre grupos de familias que colaboraban entre sí para cumplimentar las tareas a su alcance. Hubo lucha entre grupos de familias en otras etapas, hasta alcanzar niveles superiores de organización como sin duda fue la tribu. Transcurrieron más de cien mil años. Los recuerdos escritos en sofisticados pergaminos datan, sin embargo, de no más de 4 mil años.

La capacidad humana para pensar y elaborar ideas era ya notable, y no creo sinceramente que los griegos eran menos inteligentes que el hombre actual. Sus poemas, sus textos filosóficos, sus esculturas, sus conocimientos médicos, sus juegos olímpicos; sus espejos, con los que incendiaban naves adversarias concentrando los rayos solares; las obras de Sócrates, Platón, Aristóteles, Galeno, Arquímedes y otros llenaron de luz el mundo antiguo. Eran hombres de inusual talento.

Arribamos, tras un largo camino, a la etapa contemporánea de la historia del hombre.

Días críticos no tardaron en presentarse para nuestra Patria, a 90 millas del territorio continental de Estados Unidos, después que una profunda crisis golpeó a la URSS.

Desde el 1ro de enero de 1959 nuestro país asumió el mando de su propio destino tras 402 años de coloniaje español y 59 como neocolonia. Ya no existíamos como indígenas que no hablaban siquiera el mismo idioma; éramos una mezcla de blancos, negros e indios que integrábamos una nación nueva con sus virtudes y sus defectos como todas las demás. Huelga decir que imperaban en la isla la tragedia del desempleo, el subdesarrollo y un pobrísimo nivel de educación. Poseían conocimientos inculcados por la prensa y la literatura dominante en Estados Unidos, que desconocía, si es que no despreciaba, los sentimientos de una nación que combatió con las armas durante décadas por la independencia del país, y al final incluso contra cientos de miles de soldados al servicio de la metrópolis española. Es preciso no olvidar la historia de la “Fruta Madura”, imperante en la mentalidad colonialista de la poderosa nación vecina que hizo prevalecer su fuerza y negaba al país no solo el derecho a ser libre hoy, mañana y siempre, sino que pretendía anexar nuestra isla al territorio de ese poderoso país.

Cuando en el puerto de La Habana estalla el acorazado norteamericano Maine, el ejército español, integrado por cientos de miles de hombres, estaba ya derrotado, como un día los vietnamitas derrotaron a base de heroísmo el poderoso ejército dotado de sofisticado armamento, incluido el “Agente Naranja” que a tantos vietnamitas afectó para toda su vida, y Nixon, más de una vez, estuvo tentado al uso de las armas nucleares contra aquel pueblo heroico. No en balde luchó por ablandar a los soviéticos con sus discusiones sobre la producción de alimentos en aquel país.

Dejaría de ser diáfano si no señalo un momento amargo de nuestras relaciones con la URSS. Eso derivó de la reacción que tuvimos al conocer la decisión de Nikita Jruschov a raíz de la Crisis de Octubre de 1962, de la que el próximo mes de octubre se cumplirán 51 años.

Cuando supimos que Jruschov había acordado con John F. Kennedy la retirada de los proyectiles nucleares del país, publiqué una nota con los 5 Puntos que consideré indispensables para un acuerdo. El jefe soviético conocía que inicialmente nosotros advertimos al Mariscal jefe de la cohetería soviética que a Cuba no le interesaba aparecer como emplazamiento de cohetes de la URSS, dada su aspiración a ser ejemplo para los demás países de América latina en la lucha por la independencia de nuestros pueblos. Pero a pesar de eso el Mariscal jefe de tales armas, una persona excelente, insistía en la necesidad de contar con algún arma que persuadiera a los agresores. Al insistir él en el tema, le expresé que si a ellos les parecía una necesidad imprescindible para la defensa del socialismo, se trataba ya de otra cosa, porque éramos por encima de todo revolucionarios. Le pedí dos horas para que la Dirección de nuestra Revolución tomara una decisión.

Jruschov se había portado con Cuba a gran altura. Cuando Estados Unidos suspendió totalmente la cuota azucarera y bloqueó nuestro comercio, él decidió comprar lo que dejara de adquirir ese país, y a los mismos precios; cuando meses después aquel país nos suspendió las cuotas de petróleo, la URSS nos suministró las necesidades de ese vital producto sin lo cual nuestra economía sufriría un gran colapso: una lucha a muerte se habría impuesto, ya que Cuba jamás se rendiría. Los combates habrían sido muy sangrientos, tanto para los agresores como para nosotros. Habíamos acumulado más de 300 mil armas, incluyendo las 100 mil que le ocupamos a la tiranía batistiana.

El líder soviético había acumulado gran prestigio. A raíz de la ocupación del Canal de Suez por Francia e Inglaterra, las dos potencias que eran propietarias del canal, con el apoyo de fuerzas israelitas, atacaron y ocuparon aquella vía. Jruschov advirtió que usaría sus armas nucleares contra los agresores franceses y británicos que ocuparon ese punto. Estados Unidos, bajo la dirección de Eisenhower, no estaba dispuesto en ese momento a involucrarse en una guerra. Recuerdo una frase de Jruschov por aquellos días: “nuestros cohetes pueden darle a una mosca en el aire”.

No mucho tiempo después, el mundo se vio envuelto en un gravísimo peligro de guerra. Desgraciadamente fue el más grave que se ha conocido. Jruschov no era un líder cualquiera, durante la Gran Guerra Patria se había destacado como Comisario Jefe de la defensa de Stalingrado, actual Volgogrado, en la batalla más dura que se ha librado en el mundo con la participación de 4 millones de hombres. Los nazis perdieron más de medio millón de soldados. La Crisis de Octubre en Cuba le costó el cargo. En 1964, fue sustituido por Leonid Brezhnev.

Se suponía que, aunque a un precio alto, Estados Unidos cumpliría su compromiso de no invadir Cuba. Brezhnev desarrolló excelentes relaciones con nuestro país, nos visitó el 28 de enero de 1974, desarrolló el poderío militar de la Unión Soviética, entrenó en la escuela militar de su gran país a muchos oficiales de nuestras Fuerzas Armadas, continuó el suministro gratuito de armamento militar a nuestro país, promovió la construcción de una central electronuclear de enfriamiento por agua, en la que se aplicaban las máximas medidas de seguridad y le dio apoyo a los objetivos económicos de nuestro país.

A su muerte, el 10 de noviembre de 1982, le sucedió Yuri Andrópov, director de la KGB, quien presidió los funerales de Brezhnev y tomó posesión como Presidente de la URSS. Este era un hombre serio, así lo aprecio, y también muy franco.

Nos dijo que si éramos atacados por Estados Unidos deberíamos luchar solos. Le preguntamos si podían suministrarnos las armas gratuitamente como hasta ese momento. Respondió que sí. Le comunicamos entonces: “no se preocupe, envíenos las armas que de los invasores nos ocupamos nosotros”.

Sobre este tema solo un mínimo de compañeros estuvimos informados ya que era muy peligroso que el enemigo dispusiera de esta información.

Decidimos solicitar a otros amigos las armas suficientes para contar con un millón de combatientes cubanos. El compañero Kim II Sung, un veterano e intachable combatiente, nos envió 100 mil fusiles AK y su correspondiente parque sin cobrar un centavo.

¿Qué contribuyó a desatar la crisis? Jruschov había percibido la clara intención de Kennedy de invadir a Cuba tan pronto estuvieran preparadas las condiciones políticas y diplomáticas, especialmente después de la aplastante derrota de la invasión mercenaria de Bahía de Cochinos, escoltada por buques de asalto de la Infantería de Marina y un portaaviones yankis. Los mercenarios controlaban el espacio aéreo con más de 40 aviones entre bombarderos B-26, aviones de transporte aéreo y otros de apoyo. Un ataque sorpresivo previo, a la principal base aérea, no encontró nuestros aviones alineados, sino desperdigados en diversos puntos, los que podían moverse y los que carecían de piezas. Apenas afectaron algunos. El día de la invasión traicionera nuestras naves estaban en el aire antes del amanecer en dirección a Playa Girón. Digamos solo que un honesto escritor norteamericano describió aquello como un desastre. Baste decir que al final de aquella aventura solo dos o tres de los expedicionarios pudieron regresar a Miami.

La invasión programada por las fuerzas armadas de Estados Unidos contra la isla habría sufrido grandes bajas, muy superiores a los 50 mil soldados que perdieron en Vietnam. No tenían entonces las experiencias que adquirieron más tarde.

Se recordará que el 28 de octubre de 1962 yo declaré que no estaba de acuerdo con la decisión inconsulta e ignorada por Cuba de que la URSS retiraría sus proyectiles estratégicos, para los cuales se estaban preparando las rampas de lanzamiento que serían un total de 42. Al líder soviético le expliqué que ese paso no había sido consultado con nosotros, requisito esencial de nuestros acuerdos. En una frase está la idea: “Usted puede convencerme de que estoy equivocado, pero no puede decirme que estoy equivocado sin convencerme”, y enumeré 5 Puntos que se mantenían intocables: Cese del Bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económica que ejercen los Estados Unidos en todas partes del mundo contra nuestro país; cese de todas las actividades subversivas, lanzamiento y desembarco de armas y explosivos por aire y por mar, organización de invasiones mercenarias, filtración de espías y saboteadores, acciones todas que se llevan a cabo desde el territorio de los Estados Unidos y de algunos países cómplices; cese de los ataques piratas que se llevan a cabo desde las bases existentes en Estados Unidos y Puerto Rico; cese de todas las violaciones de nuestro espacio aéreo y naval por aviones y navíos de guerra norteamericanos; y la retirada de la Base Naval de Guantánamo y devolución del territorio cubano ocupado por los Estados Unidos.

Es harto conocido igualmente que el periodista francés Jean Daniel había entrevistado al presidente Kennedy después de la Crisis de Octubre; este le contó la experiencia muy dura que había vivido, y le había preguntado si yo realmente conocía el peligro de aquel momento. Le pidió al reportero francés que viajase a La Habana, hablara conmigo y esclareciese esa interrogante.

Este viajó a La Habana y pidió la entrevista. Lo cité esa noche y le transmití que deseaba verlo y conversar con él sobre el tema, y le sugerí conversar en Varadero. Llegamos al lugar y lo invité a almorzar. Era el mediodía. Puse un radio y en ese instante un despacho glacial informa que el Presidente había sido asesinado en Dallas.

Prácticamente ya no había de qué hablar. Yo, desde luego, le pedí que me hablara de su conversación con Kennedy; él estaba realmente impresionado con su contacto. Me dijo que Kennedy era una máquina de pensar, estaba realmente traumatizado. No volví a verlo. Por mi parte investigué lo que pude, o más bien supuse lo que pasó ese día. Fue rara la conducta de Lee Harvey Oswald. Supe que este había tratado de visitar Cuba no mucho tiempo antes del asesinato de Kennedy, y se supone que disparó con un rifle semiautomático de mira telescópica contra un blanco en movimiento. De sobra conozco el empleo de esa arma. La mirilla, cuando se hace un disparo, se mueve y el blanco se pierde un instante; lo que no ocurre con otro tipo de sistema de puntería de cualquier fusil. La telescópica, de varios poderes, es muy precisa si el arma se apoya, pero estorba cuando se hace con un objetivo en movimiento. Se dice que fueron dos los disparos mortales consecutivos en fracción de segundos. La presencia de un lumpen conocido por su oficio, que mata a Oswald nada menos que en una estación de policía, conmovido por el dolor que estaría sufriendo la esposa de Kennedy, parece una cínica broma.

Johnson, un buen magnate petrolero, no perdió un minuto en tomar el avión en dirección a Washington. No quiero hacer imputaciones; es asunto de ellos, pero se trata de que en los planes estaba involucrar a Cuba en el asesinato de Kennedy. Más tarde, transcurridos los años, me visitó el hijo del Presidente asesinado y cenó conmigo. Era un joven lleno de vida que le gustaba escribir. Poco tiempo después, viajando en noche tempestuosa hacia una isla vacacional en un sencillo avión, al parecer no encontraron la meta y se habían estrellado. También conocí en Caracas a la esposa y los hijos pequeños de Robert Kennedy, quien fue fiscal, y negociador con el enviado de Jruschov y había sido asesinado. Así marchaba desde entonces el mundo.

Muy próximo ya a terminar este relato, que coincide con el 13 de agosto, 87 aniversario de su autor, ruego se me excuse de cualquier imprecisión. No he tenido tiempo de consultar documentos.

Los despachos cablegráficos casi diariamente hablan de preocupantes temas que se acumulan en el horizonte mundial.

Noam Chomsky, según el sitio Web del canal de televisión Rusia Today, expresó: “La política de Estados Unidos está diseñada para que aumente el terror”.

“Según el prestigioso filósofo, la política de EE.UU. está diseñada de manera que aumenta el terror entre la población. ‘EE.UU. está llevando a cabo la campaña terrorista internacional más impresionante jamás vista [¼ ], la de los drones y la campaña de las fuerzas especiales’¼ ”

“La campaña de drones está creando potenciales terroristas.”

“A su juicio, es absolutamente asombroso que el país norteamericano lleve a cabo por un lado una campaña de terror masivo, que pueda generar potenciales terroristas en contra de uno mismo, y por otro proclame que es absolutamente necesario contar con vigilancia masiva para proteger contra el terrorismo.”

“Según Chomsky, existen numerosos casos similares. Uno de los más llamativos, en su opinión, es el de Luis Posada Carriles, acusado por Venezuela de la participación en un atentado contra un avión en el que murieron 73 personas.”

Hoy guardo un especial recuerdo del mejor amigo que tuve en mis años de político activo —quien muy humilde y pobre se fraguó en el Ejército Bolivariano de Venezuela—, Hugo Chávez Frías.

Entre los muchos libros que he leído, impregnados de su lenguaje poético y descriptivo, hay uno que destila su rica cultura y su capacidad de expresar en términos rigurosos su inteligencia y sus simpatías a través de las más de dos mil preguntas formuladas por el periodista, también francés, Ignacio Ramonet.

El 26 de Julio de este año, cuando visitó a Santiago de Cuba con motivo del 60 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos M. de Céspedes, me dedicó su último libro: Hugo Chávez Mi primera vida.

Experimenté el sano orgullo de haber contribuido a la elaboración de esa obra, porque Ramonet me sometió a ese cuestionario implacable, que pese a todo sirvió para entrenar al autor en esa materia.

Lo peor es que no había concluido mi tarea como dirigente cuando le prometí revisarlo.

El 26 de julio de 2006 enfermé gravemente. Apenas comprendí que sería definitivo no vacilé un segundo en proclamar el día 31 que cesaba en mis cargos como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y propuse que el compañero designado para ejercer esa tarea procediera de inmediato a ocuparlo.

Me restaba concluir la revisión prometida de Cien horas con Fidel. Estaba acostado, temía perder el conocimiento mientras dictaba y a veces me quedaba dormido. No obstante, día por día respondía a las endiabladas preguntas que me parecían interminablemente largas; pero persistí hasta que terminé.

Estaba lejos de imaginar que mi vida se prolongaría otros siete años más. Solo así tuve el privilegio de leer y estudiar muchas cosas que debí aprender antes. Pienso que los nuevos descubrimientos nos han sorprendido a todos.

De Hugo Chávez faltaron muchas preguntas por responder, desde el momento más importante de su existencia, cuando tomó posesión de su cargo como Presidente de la República de Venezuela. No existe una sola pregunta que responder en los más brillantes momentos de su vida. Los que lo conocieron bien saben la prioridad que daba a esos desafíos ideológicos. Hombre de acción e ideas, lo sorprendió un tipo de enfermedad sumamente agresiva que le hizo sufrir bastante, pero enfrentó con gran dignidad y con profundo dolor para familiares y amigos cercanos que tanto amó. Bolívar fue su maestro y el guía que orientó sus pasos en la vida. Ambos reunieron la grandeza suficiente para ocupar un lugar de honor en la historia humana.

Todos esperamos ahora Hugo Chávez Mi segunda Vida. Sin él, la más auténtica de las historias nadie podría escribirla mejor.

Por: Fidel Castro Ruz
Agosto 13 de 2013
9 y 5 p.m.

Fuente: cubadebate.cu
Mientras a nosotros, los informativos corporativos nos bombardean con noticias sobre Venezuela: que la hambruna, que la dictadura de Maduro…, en el resto del continente se vive la embestida del neoliberalismo.

Al tiempo que nosotros, “no queremos ser como Venezuela” en nuestros países se llevan a cabo desfalcos millonarios, mueren cientos de niños por desnutrición, se llevan a cabo limpiezas sociales, nos mantienen atemorizados con la violencia común que en realidad es violencia institucionalizada, se realizan robos de tierras por parte de los gobiernos y las oligarquías; con esto oprimiendo a las comunidades que las habitan y si es necesario haciéndolas desaparecer.

Los ecocidios abundan, pero nosotros urbanos, capitalinos, no nos damos cuenta o más bien, volteamos para otro lado porque es más cómodo: tenemos los ojos puestos en Venezuela, porque no queremos ser como ellos, nos han dicho que allá se vive un infierno de dictadura para que no nos demos cuenta que la dictadura en realidad la estamos viviendo nosotros: eso es el éxito del capitalismo y del modelo neoliberal que nos han impuesto post dictaduras en América Latina: somos esa masa amorfa que no piensa, no analiza, no cuestiona, no actúa y sobre todo solapa el abuso con su doble moral, su fe y su machismo. Porque sepan lindas flores, sin afán de marchitarles los pétalos, el capitalismo y el neoliberalismo son machistas, misóginos y sobre todo patriarcales.

Si vivimos en un modelo patriarcal los resultados son patriarcales, por eso vemos el genocidio de miles de mujeres alrededor del continente, el ataque constante a la comunidad LGBTI, a los Pueblos Originarios, a los parias. Por eso vemos a las masas exigiendo la pena de muerte, no para genocidas o culpables de crímenes de lesa humanidad, si no para los parias y si pudieran también la pidieran para los Pueblos Originarios, la comunidad LGBTI, las mujeres que quieren abortar, para todo aquel que no calza en un sistema machista, misógino, clasista, cachureco y solapador.

Mientras a nosotros nos lavan el cerebro con informativos de última hora, en los que Maduro aparece como el dictador más feroz del continente, en México, Peña Nieto ha llevado el genocidio de migrantes como su carta de presentación para agradar al hermano país del norte. También atentando contra su propio pueblo en una farsa de lucha contra el narcotráfico. ¿Quieren saber de robos de recursos naturales? Quiten sus ojos de Venezuela y volteen hacia sus propios países. ¿Corrupción? También ahí mismo, en casa, no tienen que ir tan lejos.

Mientras nosotros despotricamos contra Venezuela, en el triángulo norte de Centroamérica, allá se ha impuesto la copia del Plan Colombia, ni decir de las masacres y las fosas clandestinas en Colombia, la cantidad de asesinatos de líderes comunitarios, de defensores de derechos humanos. Un presidente que habla de paz mientras presta su territorio para que tropas estadounidenses y colombianas traten a acorralar a la Venezuela que le ha dicho no al AlCA. Cuando Suramérica pintaba para ser un jardín florecido en primavera eterna. Fíjese usted, ahí nomás, Colombia tiene el Plan Colombia que es una surte de dictadura espontánea, como el Plan Alianza para la Prosperidad, el Plan México, Plan Frontera Sur, Plan Maya-Chortí…, y así cada país de Latinoamérica conforma un plan con Estados Unidos. Menos Cuba, Venezuela, Bolivia y sabrá el sereno si a estas últimas instancias Ecuador que está en vilo.

Era un lujo vea usted, cuando Brasil formaba parte de los BRICS. Era cuando el alba se llenaba de ese rocío dulce de la mañana, y mientras aclaraba se pensaba en la inclusión de Argentina.

Mientras nosotros decimos que queremos una Venezuela libre, en Brasil se lleva a cabo la implementación de la dictadura de Temer: un retroceso de derechos humanos y laborales y ataque sistemático contra la comunidad LGBTI. En Argentina la gente entendió perfectamente que “la patria es el otro” y no quiso compartirla, como azadones dijeron, todo mío, nada para compartir; los resultados hablan por sí mismos.

En Ecuador está en peligro la Revolución Ciudadana y si el pueblo no despierta a tiempo les pasará las del resto de continente y después llorarán las nostalgias de los tiempos bien habidos.

En el sur, Perú y Chile, en el Caribe una República Dominicana y un Puerto Rico llegando al estado de calamidad de Haití. Haití, que nadie por ella. Allá solita ella y su miseria.

No es a Venezuela a la que tenemos que salvar, tenemos que salvarnos nosotros mismos, saquemos las narices de Venezuela y actuemos en nuestros países. Es en nuestros países donde se han instalado las dictaduras del nuevo modelo: las que llevan las decisiones de los jueces afines al poder del capital. Viene con las decisiones de la Corte Suprema de Justicia, con las legislaciones de congresistas. Con leyes que benefician a las oligarquías y a las clicas criminales pero no a los pueblos.

Ese nuevo modelo de dictadura que nos distrae de lo vital para que andemos atrapando moscas en lo insustancial.

Como en la primaria, hagamos un ejercicio de tiempo-espacio. Tiempo y espacio, es decir: veamos a nuestro alrededor, ubiquémonos, andemos en él, reconozcamos en dónde estamos parados, actuemos sobre las causas que en realidad nos competen, dejemos a Venezuela en paz, que allá sabrán cómo manejar su propio tiempo y espacio. ¿Queremos liberar un país? Bueno, pues que sea el nuestro que está en carne viva y siendo mancillado por los más ruines de sus hijos. Porque no es tanto el gringo que lo compra, es el hijo que lo vende.

Por: Ilka Oliva Corado

Fuente: prensarural.org

Biblioteca Digital

Descarga el 4F

Publicaciones

Prensa Rural (Bo)

El Especulador

Visitante Web

Caricatura

Con la tecnología de Blogger.

Video

Earle Herrera: Constituyente

Nos cabe el honor de participar en dos procesos constituyentes. El primero en el crepúsculo del siglo XX, convocado por el Comandante Presidente Hugo Chávez. El actual, en esta segunda década del XXI, por el presidente Nicolás Maduro. Los que se opusieron a la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 son los mismos que reaccionan histéricos y violentos a la convocatoria de la voluntad popular en 2017. Como las momias, no cambian, vistan con sotanas o pónganse capuchas.

Noticias más leidas

Programa Una Hora Con Chavez

Programa Continente de HispanTv

Pueblo Comunicador en Combate 2.0